Cambio de dirección



Tanto el contenido del blog como futuras dudas, están siendo trasladadas a
https://cienciaytecnologiaalimentaria.blogspot.com.es/ en el apartado "Inquietudes Alimentarias". Podrán seguir haciendo peticiones en la zona "Contacto", que posteriormente se publicarán en dicha página, si son dudas referentes a alguna entrada publicada, para recibir dicha contestación será necesario precisar un correo electrónico de contacto.

Gracias y disculpen las molestias.

viernes, 1 de junio de 2012

Bebidas de origen vegetal

Imagen de buenasalud.net
Tomo leche semidesnatada, y no me sienta del todo bien, quiero empezar a probar sin lactosa, pero me gustaría saber si la bebida de soja, avena, arroz... pueden ser sustitutos de la leche en el desayuno, cuales son sus ventajas e inconvenientes respecto a la leche (por ejemplo si tienen calcio o no).
Por: Apc



Respuesta:

Como bien comentas, existen otras alternativas a la leche de vaca como las bebidas de origen vegetal, las cuales se obtienen a partir de semillas y tubérculos, siendo las más comunes las que comentas.
Suelen consumirse debido a poseer intolerancia a la lactosa o alergia a las caseínas de la leche, o simplemente porque es agradable al gusto.
En ningún caso pueden considerarse equivalentes a la leche de vaca, aunque no significa que carezcan de utilidad.

Algunas de las características que presentan estas leches vegetales son:
   - Menor valor energético que la leche animal debido a su elevado contenido de agua.
   - Poca cantidad de grasas, con una mayor proporción de grasas insaturadas (grasas “saludables”) y carentes de colesterol. 
   - Presencia de vitaminas como la tiramina y la piridoxina, minerales como el magnesio y fibra. 
   - Contienen calcio, sin embargo es de peor biodisponibilidad (El cuerpo solo absorbe un bajo tanto por ciento)
   - Carecen de algunos aminoácidos esenciales (nuestro organismo no es capaz de sisntetizarlos) que serian necesarios introducir mediante otro tipo de alimentos.

Nutritivamente, la leche animal y las bebidas vegetales son alimentos de diferentes cualidades. Aunque en ambos el componente mayoritario es el agua, los nutrientes que contienen son de diferente naturaleza. 

La leche de vaca se caracteriza por su contenido y calidad proteica así como por su riqueza en calcio. Hay que añadir que la leche de vaca también contiene riboflavina, y cuando es entera, cantidades considerables de vitamina A, así como otras vitaminas y minerales. La leche contiene acidos grasos esenciales y tampoco hay que olvidar que la leche nos aporta yodo (su deficiencia causa bocio), por lo que necesitaríamos su aporte por otras fuentes de alimentos (sal yodada, marisco…). Sería una equivocación sustituir sin más un producto por otro pensando que son equivalentes.

Las fórmulas basadas en proteína de soja pueden enriquecerse de diferentes modos, con carbohidratos (maltodextrinas, almidon de maíz o sacarosa), grasas (aceites vegetales), minerales y vitaminas (calcio, vitaminas A, D, B12…), incluso a algunas preparaciones se les añade carnitina, todo ello por el afán de asemejar su composición nutritiva a la leche de vaca, por lo que lo principal es fijarse en el etiquetado para elegir la más nutritiva.

Se podría decir que es la bebida vegetal más similar a la leche de vaca (gracias a los enriquecimientos) pero sin caseínas, lactosa, grasas saturadas ni colesterol como ya he comentado antes, pero más que hablar de sustituir deberíamos hablar de complementar.
Las bebidas de avena y arroz aportan las cualidades de los cereales, en el caso de la de avena se podría mencionar la avenina, que tiene efecto sedante en el sistema nervioso.

Hay que saber que una posible intolerancia a la lactosa no significa eliminar todos los productos lácteos de la dieta, ya que representan un aporte proteico y cálcico fundamental para nuestro equilibrio nutricional.
Puede consumirse queso, siendo el curado el que más aporte de calcio contiene, así como yogures y la leche sin lactosa que comentas.
La leche sin lactosa mantiene propiedades muy similares a la leche habitual con la diferencia principal de que encontramos dos azucares (galactosa y fructosa) provenientes de la hidrólisis de la lactosa, y que como consecuencia, se aprecia un sabor más dulce.

En conclusión, ante una intolerancia, la leche sin lactosa es la que nutricionalmente más se asemeja a la leche, pudiendo complementarse con el resto de bebidas vegetales.

Hay que saber, que si uno no es intolerante a la lactosa no es necesario limitar la dieta. Existe la mala costumbre de creer que los problemas gastrointestinales son a causa de la lactosa, cuando el problema podría estar en otra causa, por lo que recomendaría consultar con un profesional sanitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario